Contáctanos


Nuestro árbol…

Nuestro Logo representa el árbol del mezquite que se encuentra en el país de Bahrein, una isla de 750 km; y que carece de ríos. Este hermoso árbol tiene 400 años y mide cerca de 10 m de altura. Vive solitario en el desierto en la cima de una colina de aproximadamente 25 metros de altura.

Nuestro nombre y logo

De lejos se percibe como una manchita verde en el desierto. Los árabes lo han nombrado “El árbol de la Vida”.

Nuestro nombre y logo

Lo que lo hace tan especial, es que se desconoce de donde obtiene el agua para seguir floreciendo, los científicos que lo han estudiado afirman que sus raíces son tan amplias y profundas que logra obtener el agua de los manantiales subterráneos de las reservas que se encuentran a kilómetros de profundidad.

Nuestro nombre y logo

Es considerado una de las atracciones turísticas de Bahrein, y gente de todo el mundo ha visitado este lugar para sorprenderse de la majestuosidad de la naturaleza.

“Este árbol refleja nuestra filosofía en Vive y Crece; cuanto mayor sea nuestro crecimiento interior, en nuestras raíces... mayor será el desarrollo de cada una de nuestras potencialidades que están esperando florecer.”

Fotos: http://efajardo.blogspot.com/2011/01/el-arbol-de-la-vida-bahrein.html


Nuestro nombre...

Decidimos nombrarnos Vive y Crece ya que el objetivo de cada uno de los servicios que ofrecemos es acompañar a las personas a su propio crecimiento.

Hay una gran diferencia entre envejecer y crecer. Para nosotros vivir y crecer, tiene que ver con escuchar la sabiduría que existe dentro de cada uno de nosotros y desde ahí descubrir cada una de nuestras propias potencialidades que están esperando desarrollarse.

Los niños son los grandes maestros en esto, son espontáneos, auténticos y poseen una gran vitalidad, en ocasiones es el adulto quien frena y/o obstaculiza este proceso natural del desarrollo en el niño; impidiendo su verdadero crecimiento.

Vive y Crece, representa para nosotros, crecer internamente, descubriendo la gran sabiduría que yace en nuestras raíces, en nuestro verdadero ser; para desde ahí florecer...