Contáctanos

Sigmund Freud decía que los sueños son la vía directa al inconsciente. En ellos proyectamos nuestra personalidad y todos los aspectos que en nuestra vida consciente no podemos integrar. Aunque los elementos del sueño son atemporales, ilógicos y parezcan ajenos a nosotros o a nuestra realidad, siempre tienen algo que ver con nuestra experiencia.

En la psicoterapia Gestalt, el análisis de los sueños está basado en la vivencia de ellos, en donde a partir de la guía del terapeuta, el consultante encuentra sus propios significados y mensajes. De esta manera no hay una interpretación del terapeuta ya que los elementos que aparecen en el sueño tienen una significación personal y única.

Les pongo un ejemplo: piensen en un instructor de natación y una persona que ha vivido una experiencia de peligro en el agua e hipotéticamente los dos sueñan lo mismo. Sueñan que están en una alberca. Para el primero es una situación cotidiana y profesional, pero para el segundo puede ser una auténtica pesadilla. Por esto en el enfoque Gestalt no utiliza significados generalizados, sino que lleva a la persona a vivir la experiencia de su sueño para descubrir el mensaje.

La técnica en Gestalt, le da vida a los elementos más relevantes del sueño, y al vivirlos y experimentarlos podemos después relacionarlos con los aspectos de la vida consciente y descubrir qué relación tienen con las respuestas que necesitamos.

Generalmente los mensajes de los sueños tienen que ver con deseos, necesidades, temores o ideas que en la vida consciente resultan ir en contra del “ideal que tenemos de nosotros mismos”, por lo que se quedan guardados en el inconsciente, sin embargo, al integrarlos nos dan elementos importantes en la toma de decisiones.

Por eso, cuando alguien te diga que consultes con la almohada, hazle caso, porque encontrarás una riqueza enorme en la sabiduría de tus sueños, que son tus propios mensajes y son los mejores.

Regresar a artículos



comments powered by Disqus