Contáctanos

A veces es difícil para algunas personas entender de qué se trata esto de la psicoterapia. Una idea muy generalizada es que sólo la gente que cae en las garras de un psicólogo es porque de plano no hay mucho que hacer por ella y está loca. He de decirles que el diagnóstico de “loco(a)” es muy amplio y subjetivo pero no están tan alejados de la realidad.

Y es que cuando estás en momentos de la vida en donde no sabes ni por dónde empezar para resolverla, es una verdadera locura. Pero yo agregaría que además de que esa personita debe estar sintiéndose al borde del desquicie, también reconoce que necesita ayuda después de haber hecho muchos intentos de resolver, y es entonces que busca a alguien que pueda responder a la llamada de auxilio.

Otra idea que se tiene del trabajo de un psicoterapeuta, es que se trata de una persona con todas las respuestas correctas ante cualquier situación y no hay nada más alejado que eso. Un psicoterapeuta aplica las teorías y técnicas profesionales necesarias para fomentar en el consultante el “darse cuenta”, y que entonces a partir de ello tome decisiones más funcionales y congruentes.

Me gusta utilizar este ejemplo sencillo para explicar cómo funciona este proceso. Imagínate que hoy por la mañana comiste una deliciosa dona de chocolate y en tu barbilla se quedó un poco de chocolate. Mientras caminas por la calle, la gente pone atención a tu mancha y tú puedes interpretarlo de muchas maneras; puede ser que pienses que algo traen en contra tuya o de lo contrario que hoy amaneciste con un “pegue” bárbaro, el chiste es que notas que algo diferente está pasando contigo.

En algún momento te ves frente a un espejo y “te das cuenta” de que la mancha de chocolate ha sido el motivo de la atención de los demás en ti. Frente a ese evidente hecho decides qué hacer con la mancha. Puedes lavarte, quitarla con un pañuelo, comértela o quizás decidas dejarla porque te gustó traerla.

El terapeuta es como ese espejo que te muestra con su trabajo lo que está sucediendo contigo para que al darte cuenta hagas consciente lo que te sucede y entonces decidas qué hacer. Siempre las respuestas están en tu interior, pero necesitas verlas reflejadas de alguna manera. Te invito a que te veas en el espejo de tus emociones y sentimientos, te llevarás muy gratas sorpresas.

Regresar a artículos



comments powered by Disqus